miércoles, 5 de febrero de 2014

¡Fuego a Discrección! -- Fire at Will!


¡FUEGO A DISCRECIÓN! 
FIRE AT WILL!

Resumen del reglamento

¡Fuego a Discreción es un reglamento de la II guerra mundial. En principio estaba pensado para jugar en el oeste de europa después del Día-D en los años 1944-45, aunque nos hemos ido probando otras campañas y momentos de la guerra con reglas para adaptar el reglamento. El nivel de juego es de compañía, una o varias en cada bando, con la unidad básica siendo el pelotón. Cada figura, arma y vehículo en mesa representa entre 2 y 4 reales en general, no pretende ser para escaramuzas, aunque se podría adaptar utilizando una orden para cada figura por ejemplo.

No requiere peanas especiales para las figuras porque las figuras y vehículos son componentes individuales de una unidad mayor y simplemente representan la disposición de estos elementos. La excepción son las armas de tripulación y apoyo como cañones, morteros y ametralladoras, que colocamos sobre peanas redondas de 6cm de diámetro. Este tamaño incluso se puede variar, cambiando algún otro parámetro como el tamaño de las plantillas de fuego de artillería por ejemplo. Esto simplifica y da más libertad y flexibilidad a nuestra colección de figuras y modelos de la época.




Jugamos con figuras de 20mm por la amplia oferta de marcas, periodos y gamas de figuras que existen, tanto en plástico como metal. ¿Y porque no decirlo? También porque nos recuerda a nuestra infancia jugando en esta escala, todo hay que decirlo. Sería totalmente compatible con figuras de 15mm, o incluso 10mm y 28mm. Esta escala da bastante vistosidad a las batallas pero permite jugar batallas pequeñas o grandes fácilmente.

Se juega por turnos, dividido en fases, algunos simultáneos y otros secuenciales, como el movimiento por ejemplo, que realiza un jugador después del otro, según unas órdenes en forma de fichas colocadas anteriormente para cada unidad. El fuego se resuelve en fases distintas según el tipo de arma y si ha movido o no. Los efectos son sencillos, se consigue eliminar o suprimir el objetivo. Una unidad suprimida no puede hacer nada hasta recuperarse al final de cada turno. Una unidad que acumula dos suprimidos a la vez se elimina. Esto representa el moral a corto plazo y luego las bajas a más largo plazo provocan pruebas de moral. Los distintos tipos de fuego se aplican modificadores distintos, aunque muchos son comunes, pero todos resuelven en una única tabla con dados sencillos de seis caras.



Fue fruto de la frustración con los reglamentos que había en su momento en el mercado, tanto en traducción como en inglés. El planteamiento es similar al popular Rapid Fire! pero la versión anterior, que tenían unas lagunas bastante grandes. También bebía de otro reglamento más propio de una escala de juego mayor y con figuras más pequeñas, Spearhead, que jugábamos en 6mm. La idea es jugar partidas ágiles, en unas horas, sin sacrificar un grado de credibilidad y realismo aceptable. En los últimos años lo hemos ido probando en el club y la mayoría de los socios que juegan a figuras están familiarizados con él. La base del reglamento se reduce a una hoja en A4 a doble cara aunque el reglamento en sí y las hojas de datos de las armas son más extensas.

Otro indicio de su aceptación es que actualmente estamos jugando una campaña de la operación Market-Garden, el masivo asalto aéreo aliado sobre Holanda para asegurar un cruce sobre el rín en Arnhem. Afrontar un cometido de tal calaña requiere un reglamento probado, flexible y manejable porque estira hasta los límites los parámetros y planteamientos. Creo que la adaptación que hemos hecho en esta ocasión y otras de subir el nivel del conflicto, con el ‘pelotón’ habitual de 10 figuras representando una compañía entera por ejemplo. Lo hemos llevado a eventos organizados por nosotros en partidas abiertas para que participe el público y ha servido como banderín de enganche para más de un socio del club.

Las unidades, tanto de infantería como de blindados, están basadas en los organigramas históricos de las distintas nacionalidades, sobre todo, pero no exclusivamente a nivel de compañía, como es el enfoque del reglamento. Pretende ser justamente eso, un reflejo de la realidad histórica del periodo lo bastante fiel para ser creíble y suficiente ágil para no resultar demasiado lento a la hora de jugar partidas del tamaño indicado anteriormente.

wwiian.