jueves, 6 de febrero de 2014

Escaramuzas en el desierto

El pasado domingo 2 de Febrero nuestros compañeros Jaime y Julio se enfrentaron en un pequeño combate en las arenas del desierto, para ir calentando motores ante la próxima campaña que se irá a desarrollar en este teatro de operaciones utilizando el reglamento Fire at Will. La partida debería enfrentar a una compañía de británicos (Julio) con una compañía de italianos (Jaime) en los  primeros compases de la guerra en África. 

Jaime a la derecha y Julio a la izquierda enfrentándose en el desierto bien abrigados.
Las fuerzas eran parejas, tres pelotones de infantería, con el mando y unas armas de apoyo, y tres vehículos cada bando. Se pusieron un par de objetivos en las zona de despliegue de cada jugador, de tal manera que tomar el objetivo y mantenerlo durante un turno te daba la victoria en la batalla. 




La batalla se podía plantear de 3 formas basicamente: 

  • Defensivamente, defendiendo tus objetivos. 
  • Cauto, ir a por un objetivo pero tanteando al rival 
  • Agresivo, lanzándote con casi todo a por un objetivo, obligando al contrario a perder su iniciativa reaccionando a tus movimientos.

Jaime, el italiano, optó por una táctica agresiva y se lanzó con casi todos sus aguerridos italianos hacia uno de los objetivos del británico, revelando rápidamente las fichas ocultas, para que fuese el británico el que tuviera que preocuparse por la concentración de tropas enemigas.


Ambos bandos iniciaron el movimiento oculto, con un 50% mas de fichas ocultas para hacer de cebos, y se fueron moviendo durante los dos primeros turnos. En seguida el italiano empezó a revelar sus fichas con dos pelotones de infantería apoyados por un Semovente cada uno, avanzando decididamente a por su objetivo, despreciando lo expuesto que quedaban por el camino, de tal manera que Julio con sus británicos, que había decidido ser cauto, se encontró, una unidad de infantería en la izquierda, defendiéndose de un inexistente ataque por ese frente (había concentración de fichas ocultas), los vickets  y los mandos, con un pelotón de infantería por el centro. y un único pelotón de infantería por la derecha. Con el otro pelotón de infantería italiano mas el AB 41, el mando y el mortero de apoyo, tenían como misión cubrir el centro. 


Al tercer turno, el británico decidió mover antes, y ganó la iniciativa, se subió con un pelotón de infantería a la colina del centro,  con los mandos, observando al mando italiano, el mortero e infantería. Detrás de la colina dejó a sus vehículos, todavía escondidos tras una ficha oculta pues aun no los veían. 


El italiano se acercó con la infantería con el centro en terreno descubierto lo cual fue un error porque quedó muy expuesto, y por el frente derecho ingles se acercó con las unidades a toda marcha, en la fase de disparos, entre mortero y la infantería británica de la derecha, eliminaron algunos equipos y suprimieron casi todos los demás del pelotón, incluso el Semovente. En el centro intercambiaron alguna baja pero sin otra consecuencia que la pérdida del mortero italiano.

El turno siguiente el Italiano siguió a lo suyo, avanzar en la derecha, y disparar con el arma de apoyo que había allí, ademas del segundo Semovente, ocasionando algunos suprimidos y aguantar en el centro. En cambio el británico, revelando ya sus vehículos, se colocó enfrente de la infantería del centro y dejó suprimidos todos los equipos menos dos, sufriendo algunas bajas por el camino. 


El siguiente turno, el británico vio la fragilidad de su flanco derecho y lanzo sus vehículos a cazar a los pelotones de italianos que en ese lugar atosigaban a un único pelotón británico, que ya se veía muy mermado. Los italianos, tomaron entonces posiciones alrededor del objetivo, y dispararon todo lo que pudieron contra ese pelotón británico, que no tenia mucho que hacer aparte de agachar la cabeza. 



Después de la ronda de disparos, las condiciones de la batalla cambiarían mucho, pues el pelotón de italianos en el centro estaba muy mermado y al tirar moral, se retiraron así como uno de los dos pelotones de la derecha. En contrapartida, la unidad de británicos de la derecha también se retiró, dejando al italiano sólo sobre el objetivo, sin tiempo en el siguiente turno a que llegase ningún refuerzo británico, dando de esa manera la batalla por concluida con una victoria ajustada para el italiano. 




Al final sobre el objetivo, un pelotón de infantería y un HMG de apoyo, casi completo pues fue el otro el que recibió todo el castigo, y el mando en el centro. Por su contra el británico sólo perdió un pelotón, pero fue de vital importancia ya que con él perdió también el objetivo. Posiblemente si el británico hubiera optado por una táctica más ofensiva sobre el italiano, en el centro, habría llegado al objetivo italiano antes que éste al británico, alzándose seguramente con la victoria.

Jaime