jueves, 13 de marzo de 2014

Sengoku Jidai, Turno 1

      Nuestra historia comienza en un año indeterminado de esta convulsa época, cuando sólo quedan diez grandes clanes capaces de poder hacerse con el poder absoluto en el Japón. Diez Grandes Señores de la Guerra que a pesar de su sangre samurái han comprendido que la fuerza de esas malditas armas de fuego traídas por los extranjeros y la masa de grandes contingentes de hombres prevalecerán sobre las obsoletas ideas del honor y del combate individual cara a cara entre héroes.. Y donde sólo podrá quedar uno, aquel que se convertirá en el dueño del divino trono celestial… El emperador del Japón. 

Turno 1: Primavera de 1580


Todos los clanes buscaron en un principio buscar salidas naturales a costa de clanes menores, de este modo…

-     Los Date, con todo su ejército al mando de D. Munizumi y D. Sourin como jefe de la caballería tomaron sin problemas el clan Shimotsuke. Sólo D. Tsunamune se quedó en la capital atendiendo los asuntos internos del clan mientras el daimio estuviera de campaña.

-     Los Hojo, con todo su ejército al mando de H. Ujiyasu y H. Ujimasa y H. Ujinau como lugartenientes tomaron sin problemas el clan Suruga.

-     Los Tokugawa, con todo su ejército al mando de T. Ieyasu y T. Nobuyasu  y T. Mitsukuni como lugartenientes tomaron sin problemas el clan Kawachi.

-     Los Oda, con su ejército Viento Divino liderado por O. Nobunaga y como lugartenienentes O. Nobujharu y O. Nobutsumi tomaron sin problemas el clan Yamashiro.

-     Los isleños Chosokabe con todo su ejército al mando de Ch. Kunichiki y como jefe adjunto Ch. Motochika tomaron sin problemas el clan Awaji. Ch. Morichika se quedó en palacio haciéndose cargo de los asuntos del clan en nombre de su Daimio.

-     Los Shimazu, con todo su ejército al mando de S. Takahisa y S. Yoshishiro  y S. Tedatshune como lugartenientes tomaron sin problemas el clan Chikugo.

-     Los Mori, con todo su ejército al mando de M. Yoshitaka y M. Yoritaka y M. Yorisada como lugartenientes tomaron sin problemas el clan Iki.

-     Los Hattori, finalmente, con todo su ejército al mando de H. Yasunaga y H. Hanzo y H. Sadayasu como lugartenientes tomaron sin problemas el clan Hoki.

Pero no todo fueron paseos militares a costa de los pobres clanes menores. El daimio de los Uesugi, el ambicioso Uesugi Kenshin atacó sin más dilación a sus vecinos del sur, los poderosos Takeda, iniciando una invasión en la que su jefe predilecto U. Kagetatsu, con un ejército de 100.000* hombres invadió sin oposición la región de Hida, mientras él mismo, con su mano derecha U. Kagetora, al frente de un poderoso contingente de 200.000 hombres invadió subrepticiamente la región de Shinano. Ante esta amenaza, Takeda Shingen, que junto con sus principales jefes T. Katsuyore y T. Nobushige, al mando de 300.000 hombres se dirigía hacia el clan de los Totomi con el fin de anexionarse los clanes costeros en la campaña de verano, fue informado a última hora por unos campesinos huidos de dicha invasión y velozmente volvió grupas con todo su ejército para hacer frente al ejército enemigo en las tierras denominadas de Los Llanos Amarillos.

Así pues, el enfrentamiento que abrió esta convulsa época fue la batalla de los Llanos Amarillos entre el atacante Uesugi Kenshin al frente de 200.000 soldados contra el defensor Takeda Shingen y todo su ejército de 300.000 hombres. La Guerra entre los Grandes Clanes había comenzado.     


* Sí, ya sabemos que parecen cifras exageradas, pero es lo que narraban los cronicones de la época.