martes, 26 de junio de 2012

Frente a frente

Paths of Glory: 
Una partida de prueba

Localización: Club El último tercio  
Jugadores:  
Central Powers: David- El presi  
Allied Powers: Daniel- El profe (el autor de este AAR)  
Objetivo: Queríamos probar el famoso juego que sin embargo había sido una adquisición reciente del club.


Comentarios de los AP 
Comentarios de los CP

Análisis de Pre-guerra

El azar determinó los bandos. Siendo la primera vez que nos enfrentábamos a una partida en serio de este juego no sabíamos muy bien que hacer. Nos dejamos llevar por nuestra intuición histórica.

Yo como aliado pretendía extender la guerra a otros frentes alejados del occidental. No quería repetir las carnicerías que históricamente sucedieron y mi intención era mantener al jugador de los CP en continuo desequilibrio hasta llegar a la Guerra Total donde suponía que tendría las de ganar.

El Kaiser, una vez visto el éxito de las armas alemanas en agosto eliminando el BEF (Fuerza Expedicionaria Británica) se embarcó en una carrera hacía el Canal de la Mancha, dejando mínimas defensas en el Frente Oriental que preveía más débil en principio con el fin de romper el frente anglo-francés lo antes posible.

  
Primeros meses de guerra. La fase de Movilización

La guerra comenzó con la clásica apertura de cañones de guerra. El 5º Ejército francés es aniquilado y los ejércitos alemanes avanzan sin apenas perdidas. La respuesta aliada se plasma en un ataque ruso sobre Tarnopol. La ofensiva rusa se generaliza tomando Lemberg y Cernowitz. Los Poderes Centrales movilizan ingentes refuerzos que cubren la brecha abierta por los rusos y comienzan la ofensiva sobre Polonia. Los ejércitos alemanes trasladados al frente este toman sin problemas Lodtz y Varsovia. Sin embargo, en el frente occidental reina la paz. Tan solo se ve quebrada por un duro ataque alemán sobre las posiciones de la BEF en Bruselas. La ciudad cae junto con el cuerpo expedicionario británico pero esta inactividad es aprovechada por el aliado para recibir refuerzos y remplazos, para atrincherarse desde Belfort hasta Paris y para realizar un ataque infructuoso sobre Metz . También las potencias centrales se refuerzan en gran medida. El war commitment (compromiso de guerra) sigue subiendo rápidamente jugando eventos y en otoño de 1914 pasamos sin mas dilación a la guerra limitada.

Impresiones de los primeros meses de guerra:

Por parte aliada las sensaciones son buenas. El frente occidental esta incólume. Se han recibido grandes refuerzos y las posiciones parecen firmes. En el frente oriental se han perdido dos puntos de victoria pero a su vez se han ganado otros dos. Finalmente, a través de eventos y demás se ha conseguido bajar los puntos de victoria por debajo de la posición inicial. Se tiene la sensación de ir ganando la guerra

Por parte de las potencias centrales el Kaiser Guillermo está expectante con la marcha de la guerra, la ofensiva sobre el Canal de la Mancha está en marcha y ahí es donde se está poniendo la carne en el asador a costa del frente oriental y balcánico, donde se han perdido algunas posiciones pero las cosas van razonablemente bien.

Comienzo de la guerra limitada y 1915.

Esta fase va a ver un cambio brutal en las direcciones de guerra por parte de alto mando de los poderes centrales. En una fase de hiperactividad los poderes centrales van a presionar mucho poniendo a los aliados al borde del colapso.

Con la guerra limitada, Turquía entra en guerra aunque de momento ese teatro de operaciones no registra operaciones dignas de mención.

Italia se pone de parte aliada e inmediatamente la frontera austriaca con Italia se puebla de ejércitos Austrohúngaros que presionan a los ejércitos italianos que comienzan a retirarse con importantes bajas. Venecia cae y Bolonia esta a punto de caer. Los mandos italianos no están a la altura. Afortunadamente, una gran ofensiva serbio-rumana (Rumania entraba en guerra a principio de 1915) llegaba a tomar Budapest por unas semanas. En Italia las operaciones austrohúngaras se detienen y gran cantidad de hombres y materiales son enviados a detener la ofensiva serbio-rumana. El alto mando italiano aprovecha la oportunidad para reagruparse y lanzar una serie de desastrosas ofensivas que faltas de coordinación, diezman las pocas fuerzas que se interponen entre los ejércitos austrohúngaros y la conquista de toda Italia. La situación es desesperada. En los Balcanes la contraofensiva austrohúngara ha acabado con al toma de Belgrado y ejércitos enteros se dirigen de nuevo a Italia. Ante lo desesperada de la situación dos ejércitos Británicos son enviados a Italia logrando estabilizar la situación. La gran crisis ha pasado de momento.

En los Balcanes, como comentamos, a principios de 1915 los ejércitos serbios apoyados por algunas divisiones rumanas comienzan una gran ofensiva. La ofensiva viene determinada por la situación desesperada de Italia y favorecida por las pocas fuerzas que había dejado el enemigo para cubrir ese frente. En un movimiento de pinza el 5º ejército austrohúngaro queda copado y es aniquilado. Las unidades de vanguardia de un cuerpo de ejército rumano asociado a los ejércitos serbios entra en una desprotegida Budapest ¡Es el momento álgido de Serbia! Dura poco. De todos los rincones del Imperio los austrohúngaros sacan fuerzas que detienen primero y contratacan después. La lucha es en principio dura pero va tomando fuerza y en un último impulso toman Belgrado a finales de 1915. Los restos del victorioso ejército Serbio se encuentran arrinconados en las montañas de Valjevo.

El frente Oriental se mueve sin embargo poco. Tan solo se produce algún avance en Polonia que llega hasta la fortaleza de Brest Litovsk que resiste durante meses el asedio de las fuerzas germanas.

En el frente Occidental las cosas sí se mueven bastante más. En un movimiento relámpago los alemanes ocupan a finales de 1914 varias de las posiciones del canal de la Mancha, llegando hasta Amiens. Los ejércitos británicos son vapuleados y se retiran mas allá de esta ciudad. El ejército belga queda rodeado y es eliminado. Amberes cae al asalto. Los alemanes atacan Verdún con Place of execution. Atacan Nancy, Belfort, a lo largo de 1915 toda la línea tiembla. Se levantan voces en Paris, “no pasarán” y la línea resiste pero sufriendo mas bajas que el enemigo. Los franceses y los británicos se refuerzan pero a este ritmo no saben si podrán aguantar mucho tiempo. Sin embargo, también los alemanes sufren y además ven como las trincheras enemigas se van poco a poco fortaleciendo y como sus enemigos siguen recibiendo remplazos.

Impresiones de esta fase de la guerra:

Frente a la fase inicial de la guerra la situación aliada es mucho más negra. Los CP han alcanzado los 16 PV. Belgrado ha caído, en Italia la situación sigue complicada aunque con visos de solución, el frente occidental esta muy presionado e incluso en Polonia los alemanes siguen avanzando lentamente. Mi intención durante esta fase era la de seguir extendiendo la guerra, sobretodo atacando con rusos y activando el frente de oriente próximo pero me ha resultado imposible. He ido jugando cartas como eventos para avanzar en el estado de guerra, he jugado refuerzos y remplazos pero la iniciativa, excepto en momentos puntuales, ha pasado totalmente a los CP. Tan solo me congratula que he llegado a nivel de guerra total y mi enemigo–compañero se encuentra todavía muy lejos de él.

Estando a tan solo 5 puntos de la victoria automática ya andaba contando los puntos de victoria que tenía que conseguir para ganar y ciertamente veía la victoria rozando la punta de mis dedos pero como se verá nunca hay que fiarse cuando se juega frente a adversarios de tanto nivel. Y es que la Entente nunca sabrá totalmente los oportunos que fueron esos dos ejércitos británicos en Italia pues le salvaron de la derrota ya que de no haberlos desplegado tan a tiempo posiblemente hubiera sufrido la derrota en ese mismo turno.

1916. Los aliados entran en guerra total

Durante esta fase asistiremos a un cambio gradual de la tendencia de la guerra. Las cartas aliados son cada vez serán mejores y los alemanes verán como “se repiten las mismas cartas constantemente”.

Como aliado, una vez liberado de la necesidad de subir el nivel de guerra me comprometo a presionar a los CP por todos lados. La situación es difícil y queda poco que perder. En principio aspiraba a llegar al empate aunque a medida que evolucionaba la partida mis expectativas aumentaban.

Yo, en el papel de las Potencias Centrales me estaba empezando a dar cuenta de que estaba estirando demasiado la goma jugando con un mazo de cartas muy desgastado. Además, estaba jugando más con el austrohúngaro que con el alemán, y eso no es rentable.

En Oriente Medio, la llegada de la guerra total aliada, trae consigo importantes cambios. Se envían nuevos cuerpos de ejército y saltándose la Península del Sinaí se ataca y conquista Beersheva. Un avance posterior resulta imposible. Los turcos se defienden con fiereza en Jerusalén (David juega oportunamente la carta de Kermal que resulta un mazazo para la causa aliada). Sin embargo, finalmente, en el otoño de 1916 Jerusalén cae. Aunque el turco está lejos de estar derrotado si parece que, saltada la barrera del Sinaí, el avance británico por oriente medio ha de ser lento pero imparable.

En el frente italiano la llegada de las fuerzas británicas logra hacer recular a las fuerzas austrohúngaras que se retiran a Trieste en una posición casi inexpugnable. Los británicos se limitan a recuperar Venecia y paralizan la ofensiva. Por lo menos la gran crisis ha pasado. A finales de otoño del 16 nuevos ejércitos de refuerzo italianos se apostan contra Trento. Se planea un ataque contra esta posición defendida por un cuerpo de ejército alemán aunque tras obras defensivas impresionantes. De forma increíble la ejecución por parte italiana, por una vez, supera todas las expectativas y Trento cae.

En los Balcanes, como comentamos anteriormente, la fuerzas serbias se encuentran arrinconadas en las montañas. Sin embargo, el alto mando austrohúngaro decide retirar las fuerzas que guarnicionan Belgrado para parar el avance ruso. Los serbios entran triunfantes en Belgrado pero no se detienen ahí. Avanzan sobre Sofía (los búlgaros entraron en guerra a mediados de 1916) siendo momentáneamente detenidos a las puertas de la capital. A finales de 1916 Sofía también parece a punto de caer y con ello Bulgaria quedaría prácticamente vendida.

En el frente oriental las operaciones se suceden sin tregua. Los rusos se refuerzan y van enviando ejércitos al frente. Una vez allí comienzan las operaciones en el sector de los Cárpatos Orientales. Cluj cae y después Drebezen. Varios ejércitos austrohúngaros son eliminados en las operaciones. La situación se ve tan complicada que el alto mando de los CP se ve obligado a retirar las fuerzas que ocupaban Belgrado para tapar la vía de avance. Se frena a los rusos y se inicia un contrataque que logra hacer retirar las avanzadillas rusas no sin graves perdida. A finales del 1916 la situacion en este sector parece equilibrada pero una nueva ofensiva empieza a tomar cuerpo en Gorlice. En el otro extremo del despliegue zarista tres ejércitos rusos avanzan sobre Koningsberg. Los ejércitos alemanes levantan el sitio de Brest Litovsk y se despliegan alrededor de las fuerzas atacantes. Tras meses de combates las perdidas por ambas partes son enormes pero los rusos siguen amenazando Koningsberg y recibiendo refuerzos. Es más, por el centro del despliegue fuerzas rusas, sin bien no en gran cantidad, toman Varsovia y atacan duramente a la fuerzas austrohúngaras en Lublin que se retiran diezmadas. A finales de 1916 la situación en Polonia parece muy complicada para los CP.

En el frente occidental la calma se impone. Los ingleses se atrincheran en el sector de Rouen. En Belfort los franceses reciben ansiados refuerzos pero posteriormente nada se mueve. Las operaciones se han trasladado a otros frentes. Tan solo en el otoño de 1916 los británicos reciben refuerzos en Londres lo que presagia el inicio de ofensivas en el futuro.

Al finalizar el otoño de 1916 el alto mando de los CP pide el armisticio. La situación parece difícil para su bando aunque no desesperada. Sin embargo, lo que fuerza la petición son las cartas con las que se ve obligado a jugar. Hace tiempo que acabó con todos los refuerzos y el valor de las cartas es por lo general muy inferior a las que yo juego. La frase clave es que “las cartas se me repiten constantemente”. La sensación que tengo es se encuentra con el dilema de la manta: si se tapa la cabeza se destapa los pies y eso ocurre como dijimos por las limitaciones que le impone las cartas.

Impresiones de esta fase:

Desde el punto de vista aliado he de decir que la primera mano que me vino en estado de guerra total fue realmente muy buena. Con esta mano logre torcer el curso de la guerra atacando en oriente Medio y Rusia, a la vez que fortificándome en Francia. Además me dio para jugar una carta alta como remplazos. A partir de aquí los CP estuvieron siempre a la defensiva. Bien es cierto que previamente había jugado varias cartas de refuerzos y remplazos con lo que tenía fuerzas como para aprovechar el número de operaciones. En resumen, que creo que la clave estuvo en pasar con mucha distancia a la guerra total primero, lo que me abrió mucho el abanico de posibilidades y aumento el valor de mis cartas. El jugador CP acabo asfixiado repitiendo las misma cartas y sin nuevos refuerzos pues ya los había jugado todos. Además, en su afán de tapar todos los huecos no podía jugar remplazos lo que yo, teniendo cartas mas altas, me daba para hacer muchas operaciones y jugar remplazos. Eso si, durante lo que duro esa fase, no jugué ni un solo evento mas allá de alguna carta de refuerzos. Finalmente mi estrategia de guerra tuvo éxito, pasar rápidamente a la guerra total y extender la guerra, aunque por poco no lo cuento.

De acuerdo en todo lo dicho por mi compañero, me encontré en un momento dado como el ciclista que se ha vaciado por completo en una gran escapada para morir atrapado por el pelotón a pocos kilómetros de la meta. Hubo un par de rondas seguidas en las que yo no pasaba de cartas de 2 ó 3 puntos y la Entente no bajaba de 4-5 puntos. Entre eso y la riada de refuerzos rusos que iban llegando constantemente las cosas se iban poniendo insostenibles, por lo que decidí pedir el armisticio pues no veía el modo de llegar a la situación de Guerra Total sin que la Triple Entente consiguiese una posición poco menos que definitiva.

Impresiones de la partida y del juego

El juego es un típico juego con motor de cartas adaptado a la guerra de los ejércitos de masas. Con este juego Ted Raicer abrió el camino para la realización de este tipo de juegos o similares.

Este juego muestra todas las virtudes y defectos de este tipo de juego. Por una parte son capaces de reflejar un conflicto bélico de dimensiones gigantescas teniendo en cuenta aspectos políticos, económicos, estratégicos, etc…. en un juego que puede ser acabado en 3 ó 4 sesiones. En el lado negativo es que el juego esta bastante guiado y es absolutamente necesario jugar una serie de cartas para no perder el tren. David en su desconocimiento no jugo cartas de eventos para subir el nivel de guerra y eso puso en entredicho todo su esfuerzo de guerra.

Con esto entro en otro elemento del juego. Las cartas pueden ser jugadas como eventos, remplazos, movimiento estratégico u operaciones. Algunas pueden ser jugadas además como cartas de combate. Es fundamental mantener el equilibrio en el juego de las cartas. Con esto no me refiero que hay que seguir un patrón de juego único sino que puedes dar preferencia a un tipo de juego u otro (mas operacional, mas de refuerzos, etc…) pero siempre mantener un cierto equilibrio que no comprometa el futuro de la guerra.

Otro aspecto importante es el tema del estado de guerra. Como se ha visto esto es crucial porque al entrar en un estado de guerra nuevo, nuevas cartas se añaden al mazo con nuevos refuerzos, eventos y valores en general superiores. En general se puede decir que el que primero llegue a la guerra total tiene buena parte de la partida ganada.

Otro aspecto que quisiera reseñar es el de los puntos de victoria. Aunque en general los ejércitos se mueven lentamente y hay sectores que pueden no moverse literalmente en años (y este un aspecto que no me gusta) es también verdad que hay teatros de operaciones en donde los PV están tan juntos que la partida puede cambiar radicalmente en poco tiempo. En concreto en Francia y en Italia hay muchísimos PV que pueden dar la victoria a los CP si estos son capaces de atacar con decisión en estos sectores.

Considero que los aliados tienen una cierta ventaja pero los CP aplicando una estrategia correcta también tienen muchas oportunidades de vencer. En general, los aliados deben intentar llegar a la guerra total cuanto antes e intentar extender la guerra. Los CP deben presionar mucho en el frente occidental y en su defecto en el frente italiano manteniendo siempre un equilibrio en el juego de cartas. Con un poco de suerte y si el aliado no responde bien Francia o Italia puede caer y con ello llevarse prácticamente la victoria.

el Profe.