viernes, 11 de abril de 2014

Batalla de Borodino


Batalla de Borodino o del Río Moskova (1812) 
Guerras Napoleónicas (Rusia)

Ficha técnica de la batalla
Reglamento: Edad Napoleónica (Reglamento casero de El Último Tercio). 
Escala: 15mm. 1 figura equivale a 150 soldados ó 100 jinetes.
Figuras: Old Glory, Battle Honours, Essex y Fantassin.
Escenografia: El Último Tercio, En Cobertura, Hovels.
Dimensiones: 4,00 x 1,60 m.
Nº de figuras: 100 peanas de mandos a caballo, 1292 figuras de infantería, 676 figuras de caballería y 140 peanas de artillería con 4 soldados y 1 pieza de artillería por peana.
Rusos: 54 peanas de mando, 644 figuras de infantería, 360 figuras de caballería y 59 piezas de artillería.
Franceses: 46 peanas de mando, 648 figuras de infantería, 316 de caballería, y 71 piezas de artillería.
Jugadores: 7 (3 rusos y 4 franceses)

............................................................................................................

Batalla histórica

La Grande Armée francesa había iniciado la invasión de Rusia en junio de 1812. Por lo que el Zar Alejandro I proclamó la Guerra Patriótica en defensa de la Madre Patria. Las fuerzas rusas, que anteriormente se concentraban en la frontera polaca, retrocedieron ante los invasores, ejecutando una política de tierra quemada al tiempo que se retiraban. Esta estrategia, criticada desde algunos sectores militares, significó la destitución del comandante en jefe ruso, Príncipe Mijaíl Barclay de Tolly. El nuevo comandante ruso, Príncipe Mijaíl Kutúzov, vio la sabiduría (ya que no el apoyo popular) de la estrategia de Barclay, y esperó hasta que las fuerzas francesas estuvieran a menos de 125 km de Moscú antes de enfrentarse a ellas. Kutúzov seleccionó un área eminentemente defendible cerca de la aldea de Borodino, y desde el 3 de septiembre la fue fortificando con construcciones defensivas y con refuerzos de todo tipo.




Cuando Napoleón encaró las defensas rusas, pareció que había abandonado sus tácticas usuales, ya que ordenó un ataque frontal contra los rusos. Esto se atribuye, al parecer, a la enfermedad que padecía. Se cree que con esto buscaba un encuentro decisivo que destruyera al ejército ruso en un solo día. El ataque inicial francés fue exitoso, aunque a un elevado coste, con un ataque conjunto de la caballería y la infantería que a principios de la tarde atravesaron las líneas rusas y alcanzaron el reducto de Rayevski, que perdieron y volvieron a retomar. Sin embargo, los rusos recurrieron a sus reservas, y el campo de batalla se convirtió en un sangriento montón de cadáveres y soldados luchando en total confusión. Un contraataque ruso fue desbaratado por la artillería francesa y el gran reducto fue definitivamente tomado por la caballería francesa. Ante este panorama Kutuzov dio la orden de retirada, cosa que se pudo hacer ordenadamente ante el gran desgaste francés y las fuerzas rusas se retiraron, al principio sólo unos kilómetros, pero ya de noche cerrada comenzaban a retirarse más allá de Moscú.


En cuanto las bajas, hay gran variedad de estimaciones pero las más recientes sitúan las bajas francesas en unas 28000 mientras que las rusas se estiman entre 38 y 45000.

La Batalla en el Último Tercio

El ejército francés, en vez de empezar un ataque frontal contra el Gran Reducto Rayevsky y las flechas, unió parte del cuerpo de Davout junto a los de Poniatowsky y Junot para presionar por el extremo sur de la línea rusa, en un ataque contra la aldea de Utitsa y el gran bosque al que da nombre la aldea, expulsando a la caballería cosaca de la zona y a las fuerzas rusas que defendían el pueblo, mientras que por el norte sacaban sin demasiados problemas a los jaegers de la Guardia que defendían el pueblo de Borodino tomándolo a continuación.


A medida que pasaba la mañana, los franceses empezaron a lanzar los primeros ataque sobre las posiciones fortificadas rusas y el barranco del río Semyonovskaya, pero su avance era lento debido al gran fuego de la artillería de los reductos y lo escarpado del terreno, pero aun así iba poco a poco haciendo retroceder a la primera línea rusa que ocupaba la otra orilla del río. Entre tanto, la presión continuaba sobre el bosque de Utitsa al sur mientras que en Borodino las vanguardias francesas pararon al llegar el puente, y de ahí al norte sólo hubo escaramuzas debido al terreno pantanoso de la zona.


Pasado el mediodía los ataques franceses arreciaban sobre el bosque de Utitsa y las posiciones fortificadas en un toma y daca que ocasionaba muchas bajas en ambos bandos y aunque los franceses llegaron a tomar las flechas de Bagration, en un posterior contrataque fueron retomadas por los rusos, pero las cosas se mantenían estancadas en un punto muerto.


Al empezar la tarde, y con Ney y Davout rogando a Napoleón que ordenase avanzar a la Guardia pues las reservas francesas estaban a punto de acabarse, aunque éste se negaba a ello pues no quería exponerlas ante el temor de que hubiera más ejércitos rusos en las cercanías, las tropas de Eugene y Grouchy empezaron a avanzar desde Borodino en dirección a Gorky, por lo que se produjo un ataque frontal a lo largo de todo el frente concentrado en 5 puntos (de sur a norte):

1. Bosque de Utitsa: En este sector los franceses flanquearon la línea rusa que se vio obligada a formar en L defendiendo el hueco que quedaba entre el bosque y la carretera de Moscú. Aquí principalmente combatía caballería contra caballería en las zonas llanas mientras la infantería combatía duramente en los bosques.

2. Las Flechas de Bagration y el barranco del río Semyonovskaya: En el centro-sur, el cuerpo de Davout – que estaba llevando la parte más dura del ataque y había sufrido muchas bajas - intentaba tomar estas posiciones fortificadas, tomándolas y perdiéndolas varias veces a lo largo del día.

3. El Gran Reducto Rayevsky: En el centro – norte. Aquí, las fuerzas de Ney junto a parte de las de Grouchy intentaban tomar el Gran Reducto y desalojar a todas las fuerzas que lo rodeaban para poder intentar asaltarlo por la retaguardia.

4. Gorki: Las tropas francesas seguían la carretera de Esmolensko desalojando a las unidades rusas atrincheradas entre ellas y este pueblo clave pues aquí se ubicaba el Cuartel General de Kutuzov y era la bisagra entre el 1º Ejército Occidental de Barclay de Tolly y el 2º de Bagration.

5. Más al norte, en los alrededores de la aldea de Maloe, la caballería italiana y de Westphalia de Eugene junto a la de Grouchy se enzarzaban contra el II C. de Ejército ruso al mando de Buggavout junto con otras unidades de refuerzo.



La tarde iba pasando y como es lógico las bajas se iban notando en ambos bandos, transcurridas casi 8 horas de combate la situación parecía estancada en todos los frentes excepto en Gorki donde los franceses iban avanzado lenta pero rotundamente capturando las baterías de la zona y desmantelando los atrincheramientos rusos en torno a Gorki situándose a tiro de mosquete del mismo. La situación general, sin embargo, parecía buena para los rusos, pues habían taponado los flancos y disponían todavía de algunas reservas, sobre todo de caballería, mientras que en el centro francés no quedaba nada a excepción de la Guardia, pero Napoleón no parecía muy partidario de su uso ante lo indeterminado de la situación.



Pero en este momento, a pesar de que en el extremo sur parte de la caballería francesa se retiró a sus posiciones iniciales debido a las grandes bajas sufridas, tres cuerpos rusos, dos de infantería y uno de caballería se desbandaron a lo largo de toda la línea (uno en el sur, otro en el centro y último en la parte norte), que unido al gran número de piezas perdidas sumieron en un caos a todo el ejército, que acabó por retirarse ante el pánico surgido de la situación.



Epílogo

Los franceses rozaron el 25% de bajas mientras que los rusos sobrepasaron por muy poco el 40% y aunque la situación en general no era mala para mantenerse en el sitio ya que en todos los sectores ambos ejércitos estaban parejos, la gran cantidad de baterías perdidas en el sector de Gorki hizo que se precipitara la desbandada general.



En comparación con la batalla original, aunque en el club los franceses no habían llegado a tomar el Gran Reducto ni las Flechas, sí que se acercaron más a Gorki que en la batalla histórica y, también, aunque el número de bajas fue parejo a la realidad, el ejército ruso no aguantó y en vez de esperar a la noche para retirarse empezó a hacerlo una hora antes de lo que ocurrió realmente por lo que la victoria francesa volvió a ser inapelable una vez más.

Hasta la próxima.