jueves, 21 de julio de 2011

Desperta Ferro

JULIO 2011:
Talasocracias

• La guerra en el mar, por Yeyo Balbás, El Clan del Cuervo Durante siglos, los barcos fueron el único medio de transporte efectivo para personas y mercancías a larga distancia. Tanto para el desplazamiento de bienes como el comercio, la navegación resultó clave en el desarrolló económico de cualquier sociedad y, en consecuencia, se convirtió en una cuestión de vital importancia, cuyo control debía asegurarse mediante navíos de guerra.
 
• La batalla del delta: los Pueblos del Mar atacan Egipto, por Francisco Gracia Alonso, profesor de Prehistoria, UB La ciudad-reino de Ugarit constituyó a partir de principios del siglo XIV a. C. el nexo básico del comercio entre Mesopotamia, las ciudades del levante sirio-palestino, el Egeo y Egipto. Por ello, la destrucción de su palacio y la interrupción de la correspondencia real en la transición entre los siglos XIII y XII a. C. es una fuente inestimable sobre las convulsiones en la zona en torno al año 1200 a. C., comúnmente asociadas a las migraciones de los Pueblos del Mar, tras la inestabilidad causada por la actividad pirática de diversas flotas de origen desconocido durante las postrimerías del siglo XIII a. C.

• De la pentecontera a los gigantes helenísticos: la evolución de la marina de guerra griega, por Adolfo J. Domínguez Monedero, profesor de Historia Antigua, UAM La civilización griega se caracterizó, entre otros rasgos, por su estrecha vinculación al mar no sólo durante el periodo histórico, sino, incluso, durante las fases protohistóricas. Tan importante era esta relación con el mar que algunos autores griegos, como el propio Tucídides, convirtieron la lucha por su dominio y control en un auténtico motor de la Historia.



• Sexto Pompeyo, Imperator pirata, por Luis Amela Valverde, CEIPAC, UB Dentro de la vorágine de las guerras civiles que marcaron el final de la República romana se han de destacar las peripecias, una vida de auténtico aventurero, de Sexto Pompeyo Magno, quien se hizo amo del Mediterráneo occidental durante unos años, siendo calificado como pirata por sus enemigos y recordado así en la historia.
 
• La revolución naval vikinga, por Yeyo Balbás, El Clan del Cuervo Siempre se ha considerado a los vikingos el paradigma del bárbaro, el salvaje habitante de los confines del mundo civilizado, pues durante casi tres siglos sus sangrientas expediciones asolaron la costa atlántica europea. Sin embargo, la historiografía moderna tiende a destacar la importancia de sus actividades comerciales y de exploración, junto a la colonización de nuevos territorios. Una expansión que sólo fue posible gracias al desarrollo de un nuevo tipo de embarcaciones, caracterizadas por su versatilidad, capaces de realizar tanto travesías transoceánicas hasta Norteamérica como de remontar los ríos de Rusia para acceder al Mediterráneo.
 
• El mar Negro en llamas: dragón vs. dromón, por Ilkka Syvänne Constantinopla fue siempre un fruto apetecido por los numerosos enemigos que Bizancio hubo de enfrentar a lo largo de su dilatada historia, tal y como vimos en el número 4 de Desperta Ferro, y el control del mar era imprescindible para cualquiera que quisiese apoderarse de la urbe del Bósforo. El ataque rus no sólo significó uno más de esos intentos, sino también el choque de dos tradiciones navales: la escandinava y la mediterránea.
 
• La primera talasocracia musulmana: los omeyas en el Mediterráneo, por Xavier Ballestín, profesor de Historia Medieval, UB Desde Edward Gibbon, autor de The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (1776-1787), obra clásica de la Ilustración y piedra angular de la visión de la época medieval como el oscuro intervalo entre la caída de dos imperios, el romano de Occidente y el bizantino, hasta la reciente obra de Hugh Kennedy, The Great Arab Conquests. How the spread of Islam changed the World we live in, traducida al castellano con el título Las grandes conquistas árabes (2007), la conquista musulmana de Próximo Oriente, Egipto, Irán, el Magreb y la Península Ibérica ha cautivado la atención de quienes se han acercado a este proceso, tanto por su escala planetaria y su celeridad como por sus consecuencias de largo alcance
 
• El azote del wako. La pirateria japonesa, por Stephen Turnbull A lo largo de un periodo de diez siglos las zonas costeras de China Corea fueron asoladas por bandas de feroces piratas cuyas incursiones causaban pánico y devastación incluso tierra adentro. El nombre que se les dio en China fue wokou, pronunciado en coreano como waegu. En ambos casos, el primer carácter de esta palabra formada por dos ideogramas es el nombre antiguo dado por los habitantes de China y Corea a Japón, lo que evidencia cuál creían que era el origen de su calvario. En muchos casos esta identificación era correcta y esta palabra fue incorporada a la lengua japonesa como waco.
 
• Reseñas de libros, miniaturas y juegos.
 
• Y además, introduciendo el nº 7: La batalla de Guadalete y la pérdida de España, por Amancio Isla Fred, Univeristat Rovira i Virgili Durante el mes de mayo del año 711 un ejército procedente del norte de África desembarcó en el Peñón de Gibraltar (Ŷabal Tariq) y ocupó la bahía de Algeciras. Dos meses después, este ejército infligió una tremenda derrota al comandado por el rey visigodo Rodrigo a resultas de la cual se inició la presencia y el dominio musulmán en la Península que habría de prolongarse más de siete siglos.